Información sobre carreras universitarias

Entonces, si una eminencia de la ciencia logró tanto, lo mejor sería conocer y aprender a utilizar su método de estudio. En este sentido, el biógrafo, escritor y periodista James Gleick en una biografía realizada del Nobel físico, expone, entre otras cosas, los pasos a seguir para poner en práctica este método.

Es por ello que, si se quiere realmente aprender y comprender lo que se estudia, lo más recomendable es utilizar esta técnica que consta de 4 simples pasos. A continuación, se explican cada uno de ellos para que los puedas comenzar a utilizar.

4 pasos de la técnica Feynman

En muchas ocasiones, los estudiantes deben aprender contenidos que les son de difícil comprensión. Es así como, aunque le dediquen mucho tiempo y esfuerzo al estudio, observan que su aprendizaje es lento. De esta forma, no terminan de entender definiciones o conceptos necesarios para realizar un examen y aprobar una asignatura.

Pero no hay que desanimarse, simplemente se debe aprender a estudiar. Por eso, aquí se explican las 4 etapas de este método que en líneas generales, consiste en establecer un tema, explicarlo lo más sencillo posible para determinar cuáles son los puntos que no se comprenden, luego volver a leer el tema aclarando lo que no se entendía y, finalmente, repetir todo el proceso para lograr simplificar más el lenguaje y entender mejor.

Paso 1: establecer el tema

En esta primera parte lo más importante es estar consciente de qué se quiere aprender y escribir el título o tema. Aunque esto parezca trivial, no lo es tanto. Muchas veces, los alumnos se sienten perdidos cuando están frente a una gran cantidad de información, la cual está subdividida en varias partes. Por eso, es conveniente que seleccionen y se concentren en un tema a la vez.

Como ejemplo de esto, Gleick cuenta en una de las entrevistas hechas a Feynman, que este abrió su cuadernillo nuevo y lo tituló “Libreta de cosas que no sé todavía”. De esta manera, el genial físico organizaba sus dudas, pensamientos y futuros aprendizajes.

En este sentido, el cerebro tiene una cuestión que resolver, un propósito, contribuyendo con la motivación para realizar la lectura. Esto logrará estimular y ordenar el pensamiento.

Si se explican estos pasos desde la perspectiva constructivista del aprendizaje, en este paso se estaría en la etapa de motivación. En donde el estudiante crea las condiciones y despierta su interés por el aprendizaje.

La técnica Feynman
Método o la técnica Feynman

Paso 2: descripción del tema

Cuando ya se tiene claro cuál es el tema de estudio, se procede a escribir lo que se sabe con un lenguaje claro, ligero y sencillo. Se debe imaginar que se le está explicando ese concepto a otra persona que tiene menos conocimiento del tema.

Además, se debe completar este ejercicio simulando dar una clase a personas que no conocen de lo que se habla. Esto se puede realizar frente al espejo o si se tiene a alguien que escuche, mucho mejor. Pero siempre usando palabras sencillas, sin tecnicismos.

Esta segunda fase se puede relacionar con el uso de los conocimientos previos, en donde el estudiante organiza y le da sentido a los nuevos aprendizajes. Así pues, los aprendizajes que ya se tienen se activan al comprender o aplicar uno nuevo.

También, en esta etapa ocurre un conflicto cognitivo al no poder entender o explicar algo. En nuestro cerebro sobreviene un desequilibrio en las estructuras mentales. Es decir, ya sabemos cuáles aspectos no entendemos.

De igual forma, Feynman era muy popular entre los estudiantes por sus clases amenas, divertidas y eufóricas. Este explicaba teorías complejas de las ciencias físicas con un lenguaje muy natural. Logrando que los alumnos adquirieran conocimientos más profundos de una forma rápida.

Todo el gusto y respeto que sentía por la ciencia se lo transmitía a su audiencia. Al respecto, Gleick escribió sobre el controversial físico “Creía que si no podías explicar algo de forma muy simple, realmente no lo habías entendido”.

Paso 3: nuevos conocimientos

En el transcurso del ejercicio anterior se comprobaron en cuáles conocimientos o conceptos se tienen fallas. En otras palabras, lo que no se pudo explicar en forma sencilla todavía no se entiende bien. Por eso, hay que volver a estudiar.

Así que, se vuelve a coger lápiz y papel para investigar todos esos puntos que no están claros. Se puede volver a leer el mismo texto, pero si es necesario se busca más información en Internet o en otros libros, con la intención de ampliar el tema y ayudar a la mejor comprensión del mismo.

Al relacionar esta tercera etapa con la teoría constructivista, se puede decir que ya nuestro cerebro logra procesar la información recién adquirida y aplicarla en situaciones nuevas. Luego, el estudiante reflexiona sobre cómo puede mejorar su aprendizaje y reconoce qué aprendió.

Técnica de Feynman
La técnica Feynman

Paso 4: reescribir

Ahora, ya se han adquirido nuevos aprendizajes, entonces vuelve a escribir todo lo que sabes sobre el tema. Siempre con expresiones simples y directas. De ese modo, debe ser fácil de comprender, hasta por personas con escasos conocimientos sobre el texto.

Además, se recomienda hacer esquemas, subrayar o hacer dibujos. Nuestro mencionado físico representaba expresiones matemáticas que gobiernan el comportamiento de las partículas con esquemas pictóricos, conocidos como diagramas de Feynman.

Al igual que en pasos anteriores, se realiza la explicación en voz alta, puede ser al frente de un espejo, a otra persona o a un compañero de estudio. Como se puede apreciar, este método también puede ser muy útil cuando se estudia en grupo.

Durante este último paso, el alumno evalúa el proceso con la finalidad de reconocer los aciertos y errores para mejorar la instrucción. Entonces, comienza todo este desarrollo de nuevo, pero en un nuevo nivel de entendimiento.

Es importante decir que la técnica Feynman se debe realizar las veces que sean necesarias hasta lograr entender todo lo requerido. Puede parecer un poco fastidioso, pero en poco tiempo observarás que aprendiste lo que tanto te costaba entender al principio.

Por último, hay que destacar que, aunque Feynman fuera físico teórico, su método de estudio puede aplicarse a cualquier área del conocimiento; tanto en ciencias sociales y humanidades como en ciencias puras e ingenierías.

Conclusiones sobre la técnica de Feynman

Como se pudo observar, la técnica Feynman es muy fácil de utilizar. Sólo son 4 pasos que con la práctica se van a lograr realizar sin darse cuenta. Después de un tiempo estudiando, observarás cómo aprendes más rápido y en forma eficiente, logrando profundizar en los temas que quieres adquirir.

Este método no se basa en memorizar y repetir conceptos sin entenderlos. Su objetivo es que el estudiante logre comprender y asimilar un contenido determinado por medio de una explicación sencilla.

De esta manera, aunque pase un largo periodo de tiempo sin repasar, todavía se logra recordar lo que se estudió. Lo anterior se debe a que ocurrió el aprendizaje. Es bueno explicar que los dominios del aprendizaje según la renovada taxonomía de Bloom son recordar, comprender, aplicar, analizar, evaluar y crear. Estando estos contenidos en la técnica ya explicada.

Por último, otra cita muy apropiada del genial físico teórico: “No sé qué le pasa a la gente: no aprenden comprendiendo; aprenden de alguna otra forma, por la rutina, o de algún otro modo. ¡Qué frágil es su conocimiento!”.

© All Right Reserved www.carrerauniversitaria.info 
Carreras Universitarias ¿Cual Elegir y Que Estudiar?  Te Ayudamos Política de privacidad y cookies Quienes somos | contacto: vera.miguelst@gmail.com